Demos vuelta la soja

Hace más de diez años desde diversos sectores de nuestra comunidad se oían voces que alertaban sobre un problema que estaba creciendo: la soja. No caben dudas de la capacidad de comunicación social que las grandes empresas multinacionales tienen. Su poder económico y financiero le pone a su disposición los medios más importantes de nuestro país. Estos medios, como ya sabemos, están siempre dispuestos a servir al país (¿o servirse de?). Por tal razón, entrar al ruedo de esta polémica, tan mal planteada no por incapacidad sino todo lo contrario es una obligación de todos. Pero al hacerlo debemos tratar de asegurarnos las fuentes de la que extraemos nuestros datos.
En este camino me encuentro con una nota de Página 12 escrita por Roberto Navarro que brinda datos muy importantes que le colocan a todo este debate un marco necesario. Leamos: «Hace diez años, la soja ocupaba cinco millones de hectáreas de tierra. Hoy toma dieciséis. Esta ampliación alocada está liquidando los cinturones de producción de hortalizas, verdura y fruta en las ciudades, y subiendo los precios». Primer tema para pensar: la relación entre la soja y los precios de ciertos alimentos básicos. Sigamos leyendo: «El avance de la soja se refleja en la mesa familiar de todos los días y está poniendo en peligro la seguridad alimentaria del país… un informe reservado del Ministerio de Economía, basado en datos de la Secretaría de Agricultura y del Mercado Central, revela el espectacular avance de la soja sobre el resto de los cultivos, base de la dieta doméstica. Así les fue restando áreas de explotación a otros cultivos. Entre ellos, a las hortalizas y frutas, que cedieron 200 mil hectáreas. Esa es una de las principales razones de que un kilo de pomelos haya aumentado un 299 por ciento en el Mercado Central desde 2001; uno de naranjas, un 295, y uno de limones un 290. El área destinada a la siembra de frutas cayó casi 100 mil hectáreas. Lo mismo ocurrió con las hortalizas: desapareció el cinturón verde de Rosario y está ocurriendo lo mismo con el que bordea Santa Fe. En 1998 el total del área sembrada era de 26,2 millones de hectáreas, de las que sólo 5,0 se destinaban a la soja. En la actualidad se extendió la frontera agropecuaria al norte del país con lo que la superficie de siembra estimada para 2008 es de 30,2 millones de hectáreas. De ellas, 16,6 millones serán sembradas de soja».
Para completar esta mirada leamos a un prestigioso economista Paul Krugman: «En estos días se escucha mucho sobre la crisis financiera mundial. Pero hay otra crisis mundial en curso – y esta lastimando muchas más personas. Estoy hablando de la crisis alimentaria. En los últimos años los precios del trigo, maíz, arroz y otros alimentos básicos se han duplicado o triplicado, gran parte de este aumento tuvo lugar sólo en los últimos meses. El alto precio de los alimentos consternó incluso a los relativamente ricos americanos – pero son realmente devastadores en los países pobres, donde los alimentos muchas veces representan más de la mitad del gasto de una familia».
Por lo tanto, estamos ante una crisis mundial alimentaria que da lugar a la especulación del capital financiero. Por ello asegura Krugman: «Una cosa más: una de las razones que la crisis alimentaria se ha hecho tan grave, tan rápidamente, es que los principales actores del mercado de granos fueron complacientes. Los gobiernos y los comerciantes privados de grano acostumbran mantener grandes inventarios en tiempos normales, en caso que una mala cosecha cree una escasez repentina. Con los años, sin embargo, estos inventarios de precaución tendieron a reducirse, sobre todo porque todo el mundo llegó a pensar que los países que sufren pérdidas de cosechas siempre pueden importar los alimentos que necesitan».
Entonces, se desprende de ello la necesidad de la intervención del Estado para regular esta actividad vital para la población del planeta. No parece que lo sepan los llamados “señores del campo”. La fórmula soja+crisis nos coloca sobre un abismo: por favor no empujemos.

One comment to “Demos vuelta la soja”
One comment to “Demos vuelta la soja”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.